Ir al Menú principal Ir a Contenido Ir al Pie de página

Consejos para Prevenir la Gripe

Consejos para Prevenir la Gripe

Hay varios pasos que te ayudarán a prevenir la gripe y reducir la propagación de los virus.

Vacúnate.

La vacunación es el primer paso para la prevenir la gripe. En general, todas las personas sanas deberían vacunarse. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los grupos de alto riesgo y todos los niños sanos se vacunen contra la gripe.

Lavate las manos regularmente.

Los virus del resfrío y la gripe pueden propagarse por contacto indirecto. Alguien puede estornudar en la mano y luego tocar la manija de una puerta dejando el virus allí hasta que entra en contacto con la siguiente persona que la toque. Lavarse las manos es la mejor manera de evitar enfermarse.

Tose en el pliegue del codo.

Los virus quedan adheridos a las manos, por lo que puedes reducir la propagación del virus tosiendo en el pliegue del codo.

Desinfecta las superficies comunes, complementa las medidas citadas.

Los virus que causan resfríos y gripe pueden sobrevivir en superficies comunes hasta 48 horas. No olvides utilizar los productos de desinfección de Clorox® para limpiar teléfonos, manijas de puertas, interruptores de luz y controles remotos. Lee siempre las intrucciones de uso de la etiqueta.

Toma agua.

El agua puede ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico y evitar que contraigas gripe. Si te enfermaras, el agua te rehidratará ayudando a eliminar las toxinas de tu cuerpo.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud* para la ingesta promedio de agua son las siguientes:

    • Adultos en condiciones normales: entre 1 y 2,4 litros por día
    • Adultos en temperatura ambiente elevada (32° C): entre 2,8 y 3,4 litros por día
    • Adultos relativamente activos: 3,7 litros por día
    • Niños de 10 años: 1 litro por día

*El estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentra disponible en idioma inglés.